Superando el miedo a volar

El miedo a volar no solo arruina su viaje de negocios, también afecta su trabajo.

¿Le da miedo volar? ¿Se resiste a viajar en avión? ¿Está sentado a bordo encogido con las manos sudorosas, con palpitaciones, hiperventilando y sintiendo náuseas? El miedo a volar no solo arruina su viaje de negocios, también afecta su trabajo. Conlleva al estrés y el estrés a errores.

Causas

El miedo a volar es bastante común. Aproximadamente el 30% de los adultos sufre de miedo a volar. Le puede pasar a cualquiera. Comúnmente, es resultado de otros problemas como claustrofobia, miedo a las alturas o problemas de control.

Tratamiento

Afortunadamente, el miedo a volar puede ser tratado. En un curso para superar el miedo a volar, se aprende cuáles son las causas y lo que ese miedo está haciendo con usted. Si sabe por qué tiene miedo, puede entender su propio comportamiento y aprender además, cómo lidiar con sus emociones evocadas por el miedo como tener un ataque de pánico durante un vuelo, enfermarse o ponerse de mal humor.

Más del 98% de las personas que optan por el tratamiento, viaja después sin ningún miedo. Es haber colocado en su lista de resoluciones superar el miedo a volar progresivamente. Siga estos consejos (o el curso) para deshacerse definitivamente de este miedo:

1. Infórmese
Una estructura de acero tan pesada en el aire, es una idea loca ¿no? La palabra mágica en este caso, es el movimiento del aire. Estudie la parte técnica de una aeronave. Entre más se informe, menos miedo tendrá.

2. Confíe
Recuerde que un avión, es revisado infinitas veces por profesionales mecánicos una vez toca tierra y antes de despegar.

3. Separe el miedo del peligro
No es tan fácil separar la ansiedad del peligro porque el cuerpo reacciona exactamente igual a ambos. Asegúrese de etiquetar su ‘miedo’ como ‘ansiedad’ y recuérdese a sí mismo que sentirse ansioso no significa que se encuentre en peligro. Se encuentra a salvo incluso cuando siente ansiedad de forma intensa.

4. Disminuya la ansiedad
Elimine la cafeína, bebidas energéticas y cualquier otro estimulante en las 72 horas anteriores al viaje.

5. Elija el asiento apropiado
El asiento asignado, normalmente no ofrece mucho espacio para las piernas. Cuando se teme volar, estar en un lugar reducido, empeora todo. Por lo anterior, intente elegir asientos en la primera fila o cerca a la salida. Incluso si debe pagar un poco más, vale la pena. Un asiento de pasillo también es recomendado, ya que da la sensación de tener mayor espacio.

6. Distráigase
Busque distraerse durante el vuelo leyendo un libro, escuchando música o resolviendo un Sudoku. Inicie una conversación con otro pasajero. No cierre sus ojos a menos que realmente vaya a dormir, de lo contrario, pensará inconscientemente en cada movimiento de la aeronave.

7. Camine
Si se trata de un vuelo largo, camine cada media hora. Tómese su tiempo y respire profundamente en cada paso.

8. Observe a la tripulación en cabina
Note lo ocupados que se encontrarán realizando su trabajo. Obviamente, todo está bien; de otra forma, estos profesionales entrenados habrían abandonado el avión cuando todavía tenían tiempo.

9. Utilice sus medicamentos (si los tiene)
Si utiliza tranquilizantes, estos pueden calmarle e incluso minimizar su miedo pero tenga en cuenta que estos, tratan únicamente los síntomas (y no la causa) poniéndolo lento y soñoliento.

10. Aplicaciones
Si todo lo anterior falla, quedan las aplicaciones. Existen aplicaciones que ayudan a superar el miedo a volar y pueden utilizarse en modo avión. Un ejemplo, es la aplicación de la Fundación VALK, una organización holandesa que brinda información que reduce el estrés si se siente nervioso antes o durante su vuelo.

Fuente: move Finlandia
Traducción por: Diana P. Llamas Peña