Retorno notable sobre la inversión: verificar las tarifas permite ahorrar millones

Los datos demuestran que las auditorías y la garantía de precio de hoteles son esenciales para todos los programas corporativos de hoteles.

Las empresas que no verifican sus tarifas negociadas están dejando grandes cantidades de dinero en la recepción de los hoteles. Ese es el resultado que surgió del análisis de datos de clientes de BCD, publicado recientemente por The Company Dime, la revista de noticias de la industria. Les compartimos un fragmento del artículo aquí.

Los resultados del análisis fueron:

– Sin auditorías estándares de tarifas, una empresa con un gasto de alrededor de 20 millones de dólares anuales en hoteles paga alrededor de 490, 000 dólares de más.
– La misma empresa ahorraría 900, 000 dólares al año mediante el uso de auditorías de tarifas y disponibilidad.
– Si los 50 clientes principales de BCD no evaluaran y corrigieran los errores relacionados con las tarifas de hotel, les costaría 30 millones de dólares más que si implementaran auditorías estándares de las tarifas de los GDS que proporcionen la información necesaria para corregir los errores.
– Si se suman las auditorías de disponibilidad de tarifas globales a las auditorías de los GDS, esas mismas compañías ahorrarían en total 55 millones de dólares.
– Las empresas con programas de garantía de precio de hoteles ahorran 110, 000 dólares por cada 50, 000 reservaciones de hoteles.

Según el experto en hotelería Dave Mitchell, tanto las auditorías de tarifas y disponibilidad como la garantía de precio deberían ser prácticas estándares en todo programa corporativo de hoteles. «Cada uno de esos servicios genera un retorno de la inversión», dijo Mitchell, Vicepresidente Senior de Relaciones con Proveedores y Estrategia Global de Hoteles de la gestora de viajes corporativos.

«Los hoteles pueden poner en práctica una gestión dinámica de reservación de habitaciones y poner a disposición habitaciones del inventario», explicó durante una sesión de una reunión de la Asociación de Ejecutivos de Viajes Corporativos (Association of Corporate Travel Executives, ACTE) que se llevó a cabo en Nueva York en el mes de abril. «Esto limita la posibilidad de usar las tarifas corporativas negociadas, lo que puede producir un aumento en la tarifa promedio diaria».

Aunque las negociaciones de tarifas de 2018 no se activarán hasta más adelante este año, la estrategia de selección de hoteles es la máxima prioridad para muchos compradores, ya que la fusión Marriott- Starwood por primera vez comenzará a afectar las negociaciones corporativas.

«Los contratos hoteleros y las RFP (Request for proposal: solicitudes de propuestas) se hacen cada vez más complejos», dijo Mitchell. Muchos compradores, hoteleros y sus socios coinciden en que la estrategia tradicional de selección de hoteles no funciona muy bien; el problema es encontrar otra forma de hacerlo»

Los participantes del panel de debate de Mitchell de ACTE escucharon algunas opiniones al respecto. Steve Reynolds de TripBam mencionó su deseo de eliminar el proceso de RFP. Mitchell dijo que BCD prefiere un enfoque diversificado que use las tarifas tradicionales negociadas y el establecimiento de precios del mercado. En vez de eliminar el proceso de RFP, explicó que los clientes deberían “acercarse” hacia ese proceso.

«Se pueden llevar a cabo negociaciones tanto fijas como dinámicas con los socios. Algo similar a la regla de 80/20», explicó Mitchell. «Usted puede apoyarse en programas con cadenas hoteleras para cubrir los mercados secundarios y en el caso de habitaciones agotadas. Además, use herramientas para compras inmediatas, algo similar al programa de tarifa más baja. Por último, incluya una herramienta de garantía de precio para monitorear las tarifas y ofrecer tarifas más bajas al viajero, incluso después de que este haya realizado la reservación. Puede ser en el mismo hotel.

Todo esto le permitirá llevar a cabo una gestión dinámica en ese entorno y enviar mensajes a los viajeros para informarles acerca de los momentos en que las tarifas están más altas», explicó.

Fuente: Viajero Ejecutivo