Cómo ser un buen anfitrión para viajeros de negocios

Algunas sugerencias para ser un buen anfitrión para viajeros de negocios.

Ser un buen anfitrión no es algo que se logre de la noche a la mañana, requiere algo de carisma innato y quizás bastante práctica y aunque no existe una receta 100% segura para asegurar que una persona es o será el anfitrión perfecto, podemos brindar algunas sugerencias que sin duda, ayudarán a perfeccionarlo.

Los viajes de negocios pueden darse en cualquier momento del año así que estar preparados, es esencial. Sin importar el mes, clima, evento, un buen anfitrión para viajeros de negocios tiene que:

Controlar las situaciones
Tanto aciertos y desaciertos, un buen anfitrión debe saber sortear de la mejor forma cualquier situación que se presente y que involucre de manera directa o indirecta al personal que tiene a su cargo.

Moverse ágilmente
Moverse de manera ágil para satisfacer las necesidades o inconvenientes que puedan presentarse es de vital importancia. Y aún más, si los mencionados inconvenientes se dan de manera simultánea.

Saber conversar
Es posible ser anfitrión de personas que provienen de culturas totalmente ajenas a las nuestras y crear un vínculo a través de las experiencias charladas es un nexo inquebrantable que de lograrse, le hará un convidante exitoso.

Atender y facilitar
Durante la visita de los viajeros de negocios, el anfitrión debe estar disponible para atender y facilitar los requerimientos que puedan surgir. De esta forma, apoyará el cumplimiento de los objetivos del viaje.

Estar siempre atento
Un anfitrión no puede distraerse pues de hacerlo, muchas cosas que pueden controlarse, saldrían mal. Estar siempre atento es clave para manejar circunstancias incómodas, problemáticas y sacadas de contexto, que puedan afectar significativamente, el éxito del viaje como la estadía de los viajeros.

Informar con claridad acerca de los lugares a visitar
Ya sea con la ayuda de un mapa o aplicaciones móviles, saber con exactitud los lugares que se quieren visitar con los viajeros es importante. Las rutas para llegar más rápido como también las reservas en restaurantes etc. Son medidas previas que garantizarán el cumplimiento de las agendas de negocios de los visitantes.

Conversar sobre el lugar que visitan los viajeros de negocios
Aunque se trate de un viaje de negocios, charlar acerca de las costumbres, lugares emblemáticos, restaurantes famosos es una buena manera de generar temas de conversación interesantes.

• Invitarlos a regresar
Con todos los puntos anteriores chuleados, estamos seguros que querrán regresar y teniéndolo a usted como anfitrión. Deje siempre las puertas abiertas y por qué no, fortalezca amistades de negocios estables y duraderas.

Escrito por: Diana P. Llamas Peña