Cómo evitar las multitudes cuando los aeropuertos están más ocupados que nunca

En los aeropuertos, como en el mundo exterior, obtienes lo que pagas.

El año pasado, más de 771 millones de personas pasaron por aeropuertos estadounidenses según la Administración de Seguridad del Transporte (TSA). En todo el mundo, los aeropuertos notaron un crecimiento de pasajeros del 6,6% en 2017 respecto al año anterior. Los aeropuertos están más llenos que nunca.

También es más fácil (y más barato) que nunca, obtener mejores experiencias mientras se espera abordar. El único problema es que cada vez más personas tienen la misma idea. A medida que más pasajeros viajan a través de los aeropuertos, los espacios VIP se vuelven más concurridos y menos «élites».

Cuando el tratamiento preferencial es solo un clic en una aplicación o una solicitud de acceso ¿qué constituye realmente un espacio «élite» en un aeropuerto?

Seguridad
El lujo en la seguridad aeroportuaria es fácil de superar. Por USD $85 (durante cinco años) los miembros del TSA PreCheck tienen acceso a seguridad acelerada en aeropuertos. Pero, los mismos miembros del PreCheck ahora se quejan de aquello por lo cual pagaron: las largas filas.

Los números oficiales actualmente le dan al 93% de los viajeros del PreCheck, un tiempo promedio de espera de menos de 5 minutos en la sección de seguridad del aeropuerto. La TSA informa que, en el carril estándar, el 95.3% de los viajeros esperan menos de 20 minutos.

En junio de 2016, la TSA dijo que 2,77 millones de personas se habían registrado para el TSA PreCheck. Un año después, la agencia anunció que más de 5 millones de personas se habían inscrito en el programa. El vocero de la TSA, Mike England, dijo a Travel + Leisure (T + L) que alrededor de 13 millones de personas están ahora inscritas en programas de viajeros confiables.

Y es poco probable que las congestiones en las filas de seguridad mejoren: la TSA ha establecido un objetivo para que 25 millones de personas se inscriban. Inglaterra dijo que para lidiar con el aumento de pasajeros del PreCheck, la TSA abrirá más filas en los aeropuertos.

Oficialmente, el programa es «un camino basado en el riesgo para el control de la seguridad, que le permite a la TSA, alejarse de un enfoque único en la seguridad de los pasajeros», dijo England a T + L, «pasando menos tiempo con personas que conocemos y enfocándonos más en la seguridad de pasajeros desconocidos».

Por lo tanto, a pesar de su reputación «premium», el programa nunca tuvo la intención de aliviar el embotellamiento en las filas de seguridad.

Aquellos que valoran cada minuto de su tiempo en el aeropuerto, también pueden adherirse a una membresía CLEAR. CLEAR es un sistema de seguridad biométrico disponible en más de 20 aeropuertos, con una expansión planificada para este año.

Si bien CLEAR no elimina la necesidad de pasar la fila de seguridad por completo, los miembros no necesitan esperar para proporcionar su identificación. En su lugar, escanean sus iris o yemas de los dedos y pueden acceder al punto de control de seguridad física al instante.

«Nuestro objetivo es crear un viaje sin complicaciones: pase de abordaje biométrico, acceso al salón biométrico, etc.», dijo a T + L Caryn Seidman Becker, CEO de CLEAR.

La membresía CLEAR es un beneficio complementario para los mejores miembros de SkyMiles de Delta.

Salones
Los viajeros frecuentes que buscan un respiro de las multitudes pueden hacer filas para llegar al salón más cercano. Pero, al llegar, es posible que se sorprendan al ver que el salón está tan abarrotado como las puertas y restaurantes de afuera.

Los salones alguna vez fueron reservados exclusivamente para viajeros frecuentes de clase ejecutiva. Pero algunos miembros del salón de larga data apuntan el 2016 como el año en que todo cambió. Según el Wall Street Journal, ese fue el año en que Chase lanzó su tarjeta Sapphire Reserve y otorgó a toda una nueva clase de personas acceso a Priority Pass (un programa de membresía que brinda acceso a 1.200 salones en todo el mundo y más de 60 salones en los EE. UU.) Un viajero comparó la experiencia del salón actual con Disney World.

Pero Tyler Dikman, CEO de LoungeBuddy, una aplicación que permite a los usuarios comprar acceso a más de 100 salones de aeropuertos de todo el mundo, dijo a T + L que esto era «un pensamiento de la edad de oro».

«Una perspectiva basada en los EE. UU.», Dijo Dikman. «Menos de una cuarta parte de las salas VIP del mundo se encuentran en Estados Unidos y el listado de las salas de los EE.UU. es mucho más bajo que las salas VIP internacionales».

Los Estados Unidos es uno de los pocos lugares en los que cualquiera puede comprar membresías de salas aéreas (generalmente alrededor de USD $500 anuales), dijo Dikman. A medida que las aerolíneas y las compañías privadas comenzaron a ver el acceso a un salón como una forma de ganar dinero, la clientela dentro de los salones comenzó a cambiar.

Cualquier salón que permita el ingreso por USD $35 ofrecerá una escena muy diferente a la de un salón diseñado como un beneficio para viajeros leales.

«Los salones AmEx Centurion se han convertido en víctimas de su propio éxito», dijo Dikman. Después de las quejas de los titulares de tarjetas sobre el estado de las salas, AmEx anunció en octubre que restringiría el acceso de Centurion a los clientes con tarjetas Platinum y Centurion (con tarifas anuales de USD $550).

Otras salas le siguen. Dikman específicamente señaló a las nuevas salas Polaris de United como algunas de las mejores en el negocio.

Si bien cualquiera puede comprar acceso a un salón de United Club, las salas VIP de United Polaris están reservadas solo para pasajeros de primera clase y clase ejecutiva. Solo los pasajeros de primera clase pueden llevar invitados al salón y están limitados a un invitado cada uno. Actualmente solo hay dos clubes United Polaris abiertos (en Chicago y San Francisco), y tres más (en Houston, Los Ángeles y Nueva Jersey) programados para abrir este año.

La verdadera Élite
Los viajes aéreos comerciales pueden tener accesos más glamorosos que un salón.

El año pasado, el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles lanzó una nueva terminal privada para sus viajeros más acaudalados. La Suite privada es una experiencia que garantiza que los viajeros de lujo no estén rodeados por multitudes comunes.

Los viajeros pasan por sus propias líneas de seguridad TSA PreCheck y esperan en sus propias suites privadas (sin tener que tratar con otros VIP). Cuando es hora de abordar, un conductor los conducirá directamente a la pista en un sedán BMW Serie 7.

Por supuesto, este servicio es mucho más costoso que una membresía de salón. Cuesta USD $3,500 para vuelos domésticos y USD $4,000 para vuelos internacionales (con un descuento para los miembros que pagan una tarifa anual de USD $ 4,500).

En los aeropuertos, como en el mundo exterior, obtienes lo que pagas.

Fuente: Travel + Leisure
Traducción por: Diana P. Llamas Peña