6 cosas que debes aprender sobre la etiqueta de los negocios internacionales

Trabajar en distintos países con diferentes culturas puede ser complicado ya que no existen reglas universales.

Viajar por negocios puede ser de las cosas más emocionantes que puedas experimentar en tu carrera, pero, aunque es emocionante, trae consigo varias reglas de etiqueta que no puedes ignorar. De hecho, la etiqueta en los negocios está íntimamente entrelazada con los viajes internacionales, tema principal de muchos libros y películas. Cualquiera que haya visto “Lost in Translation”, tiene al menos una noción de algunos de los matices culturales involucrados en la etiqueta de los negocios internacionales.

Trabajar en distintos países con diferentes culturas puede ser complicado ya que no existen reglas universales. Las normas comerciales en Múnich son distintas a las de Tokio. Por lo tanto, si viaja con frecuencia al exterior, lo recomendable es investigar las costumbres específicas de cada destino.

Echemos un vistazo a las 6 cosas que debes considerar al hacer negocios en el extranjero:

1. Tomar las presentaciones en serio
En muchas culturas, las personas, sus relaciones e interacciones cara a cara, son mucho más importantes que para los profesionales en Norte América. Las relaciones interpersonales pueden ser incluso más relevantes que los temas comerciales que se discutan. Conocer el nombre y cargo, suele ser de gran ayuda para concretar negocios.

2. Respetar las tarjetas de negocios
En países asiáticos, por ejemplo, las tarjetas de negocios son un símbolo extremadamente importante. Son representativos y deben ser tratados con respeto. En Asia (especialmente en Japón), las tarjetas de negocios siempre se presentan a la otra persona con ambas manos. Cuando la reciba, léala frente a la persona como señal de respeto y memorice su nombre y cargo.

3. Ser puntual
Cada cultura tiene un estándar diferente sobre la puntualidad. Por ejemplo, en Europa Central, las reuniones generalmente comienzan a tiempo. Por el contrario, se dice que, en las culturas de América Latina, las reuniones suelen realizarse tarde. Es difícil saber qué tan ‘tarde’ es visto como aceptable sin ofender a alguien. Independientemente de dónde se encuentre, no se equivocará si llega a tiempo. Llegar a la hora señalada, demuestra respeto por sus anfitriones. También es buena idea aclarar tiempos específicos. En Alemania, la cena puede ser a las 7:00 p.m. pero en España es a las 10:00 p.m. si tiene alguna duda, consúltelo con un colega en el país donde se encuentre.

4. Quedarse un rato
Irse de un evento temprano (ya sea por el desfase de horario o la necesidad de terminar algún trabajo), puede ser visto como una falta de respeto hacia los anfitriones, especialmente en las culturas asiáticas. Una “partida prematura” puede ser el fin de un negocio o una relación laboral como personal. No tiene que quedarse hasta que acabe, pero no sea tampoco la primera persona en marcharse.

5. Llevar un obsequio
Llevar un regalo es una forma importante de mostrar respeto hacía el anfitrión. Incluso si no se esperan obsequios, llevar uno, demostrará cortesía y le ayudará a ganar el respeto de sus socios comerciales. Si bien resulta más común esta práctica en culturas asiáticas, puede ser una excelente forma de iniciar una relación en cualquier lugar: los europeos y las personas de Medio Oriente, también les agrada recibirlos.

6. Socializar
En Asía y América Latina, socializar fuera del entorno de la oficina es sumamente importante para fortalecer la camaradería y la confianza. Como mínimo, se espera cenar con colegas o clientes, pero a menudo, las expectativas sociales van más allá que simplemente cenar. Puede ser que salga a bares o discotecas, juegos de golf u otros eventos sociales. Su participación en estas actividades, será un factor fundamental para que sus colegas confíen en usted para asuntos comerciales.

Si no estás seguro acerca de las normas culturales en ciertos entornos, observa cuidadosamente a tus anfitriones y compañeros de trabajo mientras sigues su ejemplo. Los viajes de negocios internacionales pueden ser una experiencia gratificante. Un poco de investigación puede ayudarlo a aprovecharlo al máximo.

Fuente: Concur
Traducción por: Diana P. Llamas Peña